Publicado el:

Es importante que no demores en las fechas y kilometrajes que te damos a continuación. Pensá que si bien es un gasto, mayor será el que tengas que hacer a futuro si no seguís estos consejos. Como dice el viejo dicho, “mejor prevenir que curar”. Acá vamos:

Neumáticos

Los dos chequeos fundamentales que debemos realizar son la alineación y el balanceo. Básicamente, la alineación es el proceso en el que se ajustan las llantas de un vehículo para que miren hacia el frente, es decir, para que queden paralelas entre sí y perpendiculares al camino.
Lo óptimo es realizar este servicio cada 10 mil kilómetros; ya que, en caso contrario, el volante tenderá a irse hacia un lado, o bien, nunca regresará a su posición original después de girarlo, lo cual tarde o temprano generará un desgaste irregular.

El balanceo, por otro lado, es el procedimiento por el cual se ajustan los pesos de una llanta para mantener un equilibrio correcto. Cuando no se realiza el balanceo, se corre el peligro de perder miles de kilómetros de vida útil.

Un último tip: para conocer la fecha de fabricación de un neumático, tenés que observar estos cuatro números. Los primeros dos indican la semana, y los siguientes, el año de fabricación. En el caso de la foto, fueron fabricados en la semana 29 del año 2007. Los mismos se cambian cada cinco años o 50 mil kilómetros.

fecha de caducidad de los neumaticos ruedas de coche Image00005

Fluidos

Siempre debemos medir el aceite, el líquido refrigerante y el de frenos, al menos cada 10 mil kilómetros. Todos son fundamentales para el correcto funcionamiento de tu vehículo. También es importante prestar atención al nivel de agua del limpiaparabrisas.

Amortiguadores

Estos se encargan de mantener el control y estabilidad del vehículo, nivelan los golpes e impactos que el auto pudiera tener en situaciones inesperadas, y de esta forma, evita que la suspensión se dañe.
Además, ayudan a que las llantas se mantengan adheridas al suelo y no sufran mayor desgaste. Aunque los amortiguadores luzcan en buen estado, deben reemplazarse después de los 50 mil kilómetros. Algunos signos para detectar su desgaste son: poca estabilidad del vehículo, ruido al avanzar, pérdida de control, entre otros. Revisarlos al menos una vez al año es más que suficiente para garantizar un buen funcionamiento y seguridad.

Frenos

Son vitales para que puedas manejar de manera segura. Por lo general, no se les presta demasiada atención hasta que comienzan a fallar, sin embargo, si no se controlan a tiempo, aumenta el riesgo en la conducción y la inversión para su arreglo podrá ser más difícil y costosa. Debemos revisar de forma constante el nivel del líquido de frenos, evitando la falta de fluido para garantizar un frenado correcto y seguro.

autos-montalt-5-ventajas-de-llevar-tu-coche-a-la-red-de-talleres-ford-8313

Publicado por: Lucas Amestoy, en: Educación vial